miércoles, 13 de julio de 2016

Dormir poco favorece la aparición de cánceres, ictus y fallos cardiacos



Con la edad, las personas tienden a recordar mejor sus sueños nocturnos, lo que revela que cada vez descansan peor

El descanso nocturno es una fuente de salud. No sólo nos permite estar más despiertos durante el día, sino que además supone una potente protección frente a las enfermedades que más vidas se cobran, especialmente contra los infartos de corazón, ictus y cánceres en general. Varios trabajos firmados por el Grupo Español del Sueño han demostrado en los últimos años que los pacientes con apneas del sueño tienen una incidencia y mortalidad por cáncer superior a la del resto de la población.

Para un mejor descanso en verano

Si estos días duerme usted peor, no se preocupe. Es normal que le pase, se descansa peor en verano, según destaca el especialista Joaquín Durán. La temperatura ideal para que el cuerpo se recupere oscila entre los 18 y 20 grados. Las casas en invierno suelen estar preparadas para no bajar de esa graduación, pero durante el estío el termómetro se dispara. «El problema no es el verano, sino la temperatura», destaca. Si quiere conciliar mejor el sueño, refresque la habitación antes de acostarse. Cene ligero, evite el alcohol y tómese un vaso de leche caliente antes de ir a dormir. Lo decían las abuelas y funciona.

La apnea es un trastorno que se manifiesta por interrupciones de la respiración durante el sueño. Generalmente, ocurren entre 20 y 30 veces a lo largo de la noche y se reconocen porque cuando la situación se normaliza se produce un ronquido o un sonido similar al que produciría un atragantamiento. El problema de salud se desencadena cuando ese episodio se repite no 20 o 30 veces, sino 200 o 300 en una noche. Con cada apnea se produce una caída de la oxigenación en la sangre, que desata en el organismo mecanismos que favorecen el desarrollo de tumores. «La calidad del sueño es un elemento protector del cáncer», sentencia el especialista, profesor de la Facultad de Medicina de la UPV.

Infartos de miocardio y cerebrales se producen de forma muy similar. Al dejar de respirar, detalla el experto, las células dejan de oxigenarse. Esa falta de oxígeno alerta al cerebro, que ordena el despertar de la persona que duerme para evitar que muera asfixiada, que es algo que en realidad puede ocurrir. Al desvelarse, el sujeto se hiperventila y el oxígeno entra de nuevo de golpe en la sangre. Este fenómeno de falta de aire y sobreoxigenación se repite con cada apnea y favorece un proceso de envejecimiento celular conocido como estrés oxidativo, que favorece la generación de placas de grasa (ateroma) que bloquean las arterias. Es el origen del infarto.

Fuente El Correo

domingo, 12 de junio de 2016

La importancia de la fisioterapia después de un ictus



En España, el ictus es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres. También es la primera causa de discapacidad grave.
La rehabilitación es una de  los aspectos más importantes del tratamiento de una persona tras sufrir un ictus. El ictus puede ocasionar alteraciones del movimiento y de la sensibilidad, afectaciones del habla y de la visión, alteraciones emocionales, etc. El objetivo de la rehabilitación es tratar estas discapacidades y proporcionar al paciente el mayor grado de autonomía posible. Para ello, necesitaremos un equipo formado por fisioterapeutas, médicos, personal de enfermería, psicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales, trabajadores  sociales, etc.
El tratamiento puede iniciarse en el hospital, en fases muy tempranas tras el ictus, y continuar de forma ambulatoria en el hospital o centros de fisioterapia.Iter Agere te ofrece la ayuda que necesitas enviando a tu domicilo un fisioterapeuta si el afectado aún se encuentra encamado, y conociendo el esfuerzo que realizan las familias colaborando con un auxiliar de ayuda a domicilio para facilitar la recuperación y aumentar la calidad de vida de todos los implicados en la rehabilitación. 


El tratamiento de fisioterapia

Es muy importante empezar la fisioterapia lo antes posible, ya que es un factor relevante para la recuperación del paciente.
En primer lugar, el fisioterapeuta de Iter Agere hará una evaluación completa del paciente para identificar cuáles son las discapacidades y necesidades del paciente. El fisioterapeuta identificará las limitaciones del paciente e identificará todo aquello que el paciente es capaz de hacer.
Tras la evaluación, realizará una planificación del tratamiento de fisioterapia con unos objetivos a corto, medio y largo plazo. Durante el tratamiento, se miden los resultados para comparar la evolución del paciente respecto a la evaluación inicial.
Cada paciente es diferente, ya que las zonas del cerebro dañadas varían de una persona a otra. Por ello, la recuperación de las capacidades no es igual en todos los pacientes. Además, influyen otros factores importantes como es la edad, los factores de riesgo, y el estado general del paciente.
La fisioterapia tiene como objetivos mejorar las capacidades afectadas, recuperar el mayor grado de independencia y aumentar la calidad de vida del paciente. En este proceso, es importante la colaboración e implicación directa de la familia.
Mediante la estimulación y diferentes técnicas, los fisioterapeutas tratan las diferentes alteraciones del paciente basándose en la plasticidad neuronal. La plasticidad neuronal es la capacidad adaptativa del Sistema Nervioso para minimizar los efectos de las lesiones a través de modificar su propia organización estructural y funcional. 



Algunas de las alteraciones que trata un fisioterapeuta tras un ictus son
  • Alteraciones del movimiento y de la coordinación
  • Alteraciones del tono muscular
  • Alteraciones del control postural y del equilibrio
  • Incapacidad para caminar
  • Alteraciones sensitivas
  • Trastornos cognitivos
  • Alteraciones de la función pulmonar


El fisioterapeuta y nuestro auxiliar de ayuda a domicilio también enseñará al paciente ,y a su familia, la forma de realizar las transferencias (cambios de postura), cómo colocarse para dormir y otras actividades de la vida diaria (AVD). Es importante que el paciente haga todo lo que le sea posible dentro de sus posibilidades, para estimular así su recuperación.
<zOtras alteraciones como son: la incontinencia, la depresión, las alteraciones del habla y el lenguaje, la alteración de la deglución (disfagia), se tratan en colaboración con el resto de profesionales del equipo ,psicólogo y  terapeutas que fueran necesarios.

Iter Agere

sábado, 11 de junio de 2016

Cómo puedo ayudar a mi familiar con Ictus

¿Cómo puedo apoyar y favorecer la mejora del Ictus?



Lo más importante para ayudar a nuestro familiar a superar un Ictus es el apoyo moral, las personas que padecen Ictus suelen padecer depresiones ya que de la noche a la mañana su capacidad para comunicarse se ha visto afectada en mayor o menor medida.

Consejos para tratar a pacientes que han padecido un Ictus:

  • Favorecer el lenguaje ya sea verbal o no-verbal
  • Hablar despacio y si es preciso repetir en un lenguaje más sencillo pero nunca como si le habláramos a un niño.Podemos realizar preguntas de respuestas cerradas, Si o no, así los pacientes con Ictus podrán responder más fácilmente
  • Pasear, si el paciente con Ictus puede caminar aunque sea con dificultad es importante que lo haga, si por motivos físicos está en silla de ruedas es también importante que salga a pasear y que permanezcan el menor tiempo posible en la cama, para así evitar la aparición de úlceras.
  • El tipo de ropa debe de ser lo más cómoda posible, pero es importante saber cual era el tipo de vestimenta que le gustaba llevar e intentar seguirla, si es una mujer a la que le gustaba pintarse y arreglarse el hecho de dejar de hacerlo tras el Ictus puede afectarle emocionalmente.
  • Independientemente  de la afasia que pueda padecer el pacientes con Ictus, ya sea afasia de broca o de wernicke, podemos realizar diferentes ejercicios en casa:Ejercicios para favorecer la musculatura de la cara, abrir y cerrar los la boca, sacar y meter la lengua, mover la lengua de un lado a otro.Ejercicios para favorecer la comunicación, hablarle sobre cómo nos ha ido el día, preguntarle que le gustaría hacer, si al paciente le cuesta mucho podemos realizar tableros de comunicación sencillos.
  • Apoyo emocional, darle ánimos, intentar atenderle siempre que intente comunicarse  para que no se frustre.

sábado, 4 de junio de 2016


POR LA PREVENCIÓN :SÍNTOMAS DEL ICTUS  


Fuente OsakidetzaEJGV
Campaña de prevención del Ictus Gobierno Vasco

Prevenir la FA es prevenir el ictus


Algunos factores de riesgo que pueden causar la FA son la hipertensión arterial, la diabetes, el envejecimiento, la insuficiencia cardiaca, la hiperfunción de la glándula tiroides u otros problemas hormonales o el consumo de mucha cantidad de alcohol o café.

Como ocurre en el caso del ictus, algunos factores, como el envejecimiento, no son modificables, pero otros como mantener un buen control de la tensión arterial, de la diabetes o evitar la ingesta excesiva de alcohol pueden ayudar a prevenir tanto la FA como el ictus.

Tratar la FA también es prevenir el ictus

Una vez que se diagnostica la FA, mediante un electrocardiograma es clave tratarla para reducir el riesgo de ictus. El paciente debe seguir fielmente las instrucciones y pautas que le indique su médico.

Existen distintos tipos de tratamientos para la FA:
  • Tratamiento para controlar la frecuencia cardiaca: Está indicado en los pacientes con FA y frecuencia cardiaca alta (taquicardia), ya que permite normalizarla, así como paliar otros síntomas, como los mareos.

  • Tratamiento para controlar el ritmo cardiaco: Puede llevarse a cabo mediante la llamada cardioversión eléctrica o farmacológica para restaurar el ritmo regular del corazón.
  • Tratamiento con ablación: se aplica a las personas que tienen posibilidades de curarse por este procedimiento, cuando la medicación antiarrítmica no funciona, y rara vez como tratamiento de primera línea. Se puede llevar a cabo de dos formas: mediante cirugía o mediante un cateterismo.
  • 
Tratamiento anticoagulante para prevenir el ictus: disminuye la capacidad de la sangre para coagularse y, de esta forma, impide la formación de trombos en las aurículas que posteriormente puedan desprenderse y producir un ictus isquémico.

lunes, 23 de mayo de 2016

¿Por qué la FA eleva el riesgo de ictus?

Algunas personas que notan los síntomas de la FA, piensan erróneamente que van a sufrir un infarto cardiaco, cuando la auténtica amenaza de la FA es el infarto cerebral o ictus. La explicación es la siguiente:

La contracción incorrecta de las aurículas hacia los ventrículos hace que puedan quedar restos de sangre en las aurículas.


Estos restos de sangre se agregan en las aurículas y forman coágulos.

A veces, estos coágulos tienen el riesgo de desprenderse del corazón y viajar, a través de la circulación de la sangre, donde se quedan atrapados y obstruyen el riego sanguíneo.

Si impiden que la sangre llegue al cerebro, las células cerebrales no obtienen el oxígeno que necesitan para sobrevivir.

Cuando el cerebro se queda sin oxígeno, la persona afectada padece un ictus de tipo isquémico o infarto cerebral.

¿Qué es la FA?




Para entender el significado y alcance de este término médico es importante conocer cómo funciona el corazón. Esquemáticamente podría decirse que:
  • Los latidos del corazón están controlados por señales eléctricas que se propagan por este órgano y provocan su contracción y su acción de bombeo.

  • En el corazón que late correctamente las cavidades superiores (o aurículas) se contraen y envían sangre a las cavidades inferiores (ventrículos). Después, los ventrículos se contraen y bombean sangre a los pulmones y el resto del organismo.

  • Pero en la fibrilación auricular las señales eléctricas de las aurículas no se transmiten correctamente, lo que provoca un temblor (o fibrilación) de las aurículas.
  • Esta fibrilación auricular conduce a una alteración del ritmo cardiaco, que deja de ser regular. Esto significa que la sangre no es bombeada correctamente y pueden quedar restos de sangre en las auriculas y formarse coágulos.

  • Estos coágulos tinen el riesgo de desprenderse y llegar al cerebro provocando un ictus por falta de riego sanguíneo.

  • Los síntomas de la fibrilación auricular son palpitaciones, mareos, dolor en el pecho y dificultad respiratoria, aunque no todos los pacientes tienen los mismos e incluso algunos no tienen síntomas
Por S.Martinez
Fuente Observatorio del Ictus